Los grandes organismos mundiales se han creado para evitar las guerras, para erradicar el hambre, para atajar las enfermades, para distribuir la riqueza, para fomentar la cultura, para asumir la tolerancia, para promover la igualdad, para, para, para.... tantas y tantas cosas, que terminan por quedarse en el planteamiento, en el debate, sin adoptar las decisiones necesarias para llegar a los logros plasmados en el papel.

 Estos días de Septiembre en Nueva York, en la sede de la Naciones Unidas, se encuentran reunidos muchos líderes mundiales evaluando los Objetivos del Milenio (erradicar la pobreza extrema y el hambre; lograr la enseñanza primaria universal; promover la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de la mujer; reducir la mortalidad infantil; mejorar la salud materna; combatir el VIH/Sida, la malaria y otras enfermedades; garantizar la sostenibilidad del medio ambiente; y fomentar una alianza mundial para el desarrollo) firmados hace casi década y media y marcar las líneas de la Agenda Post-2015 de la Naciones Unidas.

 En Sintiendo el Sur tratamos de estar atentos a los aconteceres de los países en los que trabajamos. Por ello, desde el pasado año celebramos una Jornada de Formación, en este caso el 29 de junio, en la que intercambiamos conocimientos, experiencias, información, propuestas…, y planificamos acciones de cara a los próximos meses. En esta ocasión hablaremos de la realidad hondureña, con el fondo de las elecciones generales que se van a celebrar el próximo noviembre, y de la realidad guatemalteca, con el fondo de la pobreza de las comunidades rurales y su imposibilidad de acceder a derechos básicos como la educación, la salud o la vivienda digna.
En esta Jornada también vamos a comenzar a perfilar el próximo ‘Va por Honduras… y Guatemala’, que va tener lugar el día 22 de noviembre, en el Centro de Arte de Alcobendas. En próximos boletines os iremos informando del programa.

 
 Las ONGD pequeñas, como Sintiendo el Sur, no tienen demasiadas posibilidades de  acudir a las convocatorias públicas o privadas para la financiación de proyectos. Por este motivo no hay más remedio que ‘buscarse la vida’. Así, este año hemos vuelto a montar una caseta en las Fiestas de San Isidro, en Alcobendas. Es mucho el trabajo que hemos tenido que realizar, pero ha merecido la pena, porque el beneficio neto han sido de 5.200 euros. El 60% de esta cantidad se destina al Programa Redes de Sabiduría, porque si bien ya tenemos cubierta la financiación para el primer año, no así la del segundo y el tercero, que son el compromiso inicial. Aunque somos testigos de la solidaridad de muchísimas personas, aun en tiempo de crisis, y estamos seguros de que se cubrirá la cantidad necesaria -10.080 euros anuales- hacemos la labor de la hormiga para prever imprevistos. El 40% restante se destina a gastos generales de Sintiendo el Sur (gestoría, correos, papelería, merchandising…) y la financiación de proyectos que hagamos en red con otras organizaciones.

 Como casi todos sabéis, ‘Redes de Sabiduría’ es el nuevo programa que Sintiendo el Sur ha puesto en marcha, en colaboración con las Misioneras Dominicas del Rosario, en el barrio de El Limón, en la Zona, en Ciudad de Guatemala. Para darlo a conocer al mayor número de gente posible, se ha rodado un reportaje en el que participan tanto las religiosas como algunas de las jóvenes beneficiarias del proyecto. El mismo ha sido elaborado por Carlota y Arturo, que han regresado a España después de trabajar varios años en el citado país centroamericano.

nolvadex arimidex

Nuestra sede

Parroquia de San Agustín

C/ Constitución 108.

Alcobendas. Madrid

 

EasyCookieInfo

©2020 Sintiendo el Sur. Todos los derechos reservados.